ULTIMA REUNIÓN DEL CLUB DE LECTURA ANTES DEL VERANO

OCURRIÓ QUE NOS REUNIMOS EL LUNES, 13 DE JUNIO.

Y que, siendo el final de “curso”, acordamos hacer un leer y picar, retrasando el horario de inicio, habitualmente 6 de la tarde,  para adaptarlo a la parafernalia de la fiestuqui de despedida que montamos.

Y, quiero decir, antes de zambullirnos en comentarios de corte literario, que el guateque que montamos resultó un éxito total.

 Catorce mujeres generosas en nuestras  viandas, entregadas al picar, a la charla distendida y al comentario literario. Indudable afirmar que, si se le puede sacar jugo a una lectura, a un libro y a un autor, es lo que hicimos con Vargas Llosa y sus  “Travesuras de la niña Mala”.

 En la primera vuelta, como siempre, hubo absoluta disparidad de criterios: desde atractivo y maravilloso, pasando por entretenido y fácil de leer hasta  incluso,  pesado.

Al comienzo, varias expresaron las reticencias que les había despertado la elección de tan insigne autor, que vertían con ojeriza en la propia novela. El hombre, el divo, el político.  Ya sabemos, del peso de los prejuicios no se salva nadie.

 Pero también narraron  cómo, una vez superado este trance, les atrapó  el devenir de la romántica y pasional historia, centrada en los sentimientos y el desbordante amor del protagonista, Ricardito, hacia la niña mala, Lily, que le engaña, manipula, y utiliza a su antojo. Y de cómo él se presta a ese juego, se arrastra, se humilla, se entrega, y cuando parece que, por fin, escarmentado y harto, preso –cree él- del desamor y la indiferencia, vuelve de nuevo  a caer en sus redes, para cuidarla hasta el fin de sus días. Para él, la chilenita es como una maldición necesaria, una droga vinculante, una enfermedad que le produce inconstantes episodios de felicidad dolorosa. Decían muchas que se trata de algo creíble, y común en la vida real, la dependencia enfermiza de personas, situaciones o cosas.

 

 A todas nos atrajo y nos chocó  el cambio de roles tradicionales en la novela romántica, y ¿por qué no?, extrapolado a la vida real: que Ricardo, el HOMBRE,  adopta un papel tradicionalmente femenino, el sufridor, el abandonado… el que siempre espera y perdona, el que ama incondicionalmente sin pedir nada a cambio. Son la niña mala, de magnética y atractiva personalidad,  y el niño bueno, todo un golpe a los estereotipos, ya que muestra a un hombre sometido totalmente a la voluntad de una mujer. En ella, LA MUJER,  muestra el egoísmo y la ambición y en él el afán de redención y salvación que nos achacan a las mujeres.

 En general, lo vimos como una historia triste en  la que brilla, en algún momento la esperanza de la reconstrucción, pero “la chilenita”a lo largo de casi 40 años de encuentros y desencuentros, a través de sus múltiples máscaras, una y otra vez vuelve a sus andadas, creando a un personaje inolvidable, al que – según la mayoría de componentes del club- desprecias y adoras al mismo tiempo. No es mi caso (ni el de alguna más),  y me permito el lujo de hablar de mi particular opinión al ser la transcriptora del club. A mí, no me simpatizó el personaje en ningún momento, ni su desdichada infancia atenúa ni mengua sus acciones posteriores. Ni tan siquiera percibí arrepentimiento en sus acciones finales. Conveniencia, obsesión por medrar social y económicamente,  y manipulación. Lo siento, pero no me gusta. Ni el personaje de él, ni el de ella.

Se habló de las maravillosas descripciones de  ciudades y rincones con las que te ibas sintiendo identificada, aún cuando nos parece un sueño hacerlo con tanta precisión y malabarismo en el lenguaje como el de Vargas Llosa, que siguiendo un desarrollo cronológico iniciado en el Perú de los años cincuenta, y hasta casi la época actual, va dando saltos en cada capítulo, ligado a los diferentes escenarios en los que se sitúan las acciones: Lima, París (centro y eje de toda la obra), Londres, Tokio y Madrid. Comentamos la relación autobiográfica al ser todas las ciudades en las que el autor ha vivido.

En fin!, que….¡chapeau por el Premio Nóbel!

Terminamos a las 9.30 h de la noche y nos despedimos hasta septiembre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: